martes, 9 de febrero de 2010

Amo a los Animales pero odio a mis semejantes


Por: Christian Franco

Espero que con este tipo de noticias, poco a poco, se descubra el talante de este nuevo tipo de Facismo Animalista. Me encantaría recordarles, el sin fin de "atentados" que han realizado recientemente, como la amenaza de bomba en la Plaza de Manizales, el intento de robo del cadaver del Maestro Julio Robles en un cementerio en Salamanca, la agresión a aficionados franceses en las inmediaciones de la Plaza Quito, agresión a la Polica montada a las afueras de la Plaza Quito, hiriendo a los CABALLOS DE LA POLICIA, si señores a los CABALLOS DE LA POLICIA, les cortaron las patas al lanzarles una valla de metal, en su supuesta reinvidicación en favor de los animales. La agresión a la cuadrilla de José Tomas en Barcelona, y que decir de las inumerables agresiones verbales, y hasta "amenazas de muerte" que sufrimos los taurinos cuando por mala suerte se nos cruza uno de estos "enajenados" sea en vivo o por internet... Y podría seguir con la lista de muestra de intolerancia de estos "energumenos" que solo esconden su intolerancia y su facismo contra la humanidad tras de una hipócrita "lucha por la defensa de los animales".

Yo no quiero generar nunca polémica con la gente que no comparte ni respeta mi afición, pues ello queda para el fuero interno de cada persona. Solo quiero demostrar con hechos la escalada demencial que esta tomando la famosa lucha antitaurina, donde se han perdido las proporciones totalmente, volviendonos nosotros los taurinos foco de toda esta intoleracia.

Nosotros por nuestro lado, como siempre, silencio y tolerancia, nunca buscamos la confrontación, y si lo hemos hecho lo hacemos siempre desde el díalogo y el respeto. Pero del otro lado, qué hemos recibido siempre: el grito alevoso y destemplado de "Asesino", o "hazle eso a tu mascota"... Sí, son defensores de los animales pero dicen, HAZLE ESO A TU MASCOTA. Yo por mi lado, no voy a parar de denunciar estos actos de intolerancia, que se dan ahora en estas sociedades supuestamente plurales, tolerantes y democráticas. Por que eso es lo que percibimos nosotros, se ama a los animales desde el odio a los semejantes. Es una lastima, es un verdadero retroceso social. Además si la Fiesta de los Toros se debe acabar algún día, deberá ser por que los usos, costumbre y "conciencia" de la gente realmente hayan cambiado. Y para regocijo de muchos, aquello llegara muy pronto, primero por que estas amenazas de este FACISMO ANIMALISTA crecen, y segundo por que de forma maniquea se intenta poner a la Fiesta de los Toros dentro de la "gran bolsa" de los problemas ambientales; cuando el mundo hasta ahora no asiste a una actividad más ecológica y sustentable que la de la cria de ganado bravo.

Acá solo les dejo dos noticias, para que reflexionen sobre aquellos que alguna vez se atrevieron a pensar que nosotros los taurinos, eramos los intolerantes

1 comentario:

Rafael dijo...

Cuanta tolerancia: cabida para todas las opiniones ¿no?